¿Hablamos? 951385615      profesionales@contalento.es     

Blog

Educando a nuestro cliente: El silencio de los e-mails.

AAEAAQAAAAAAAAcBAAAAJGU3ODFjNWRkLWJiZjgtNGJjNi05NmRhLWQ5ZDYyNTE1OWI1Zg

Mandar un mensaje por correo electrónico y pasar un día, y otro día, otro día… y no tener respuesta alguna de nuestro receptor. Solicitar la confirmación de recepción del mismo y, no tener en consideración dicha petición. ¿Pueden pensar de nosotros que somos unos maleducados cuando no respondemos los mensajes de correo? ¿Sufrimos “infoxicación”? ¿Existe un problema de organización detrás del que no te responde un correo?

 He de reconocer que me paso la mayor parte de mi vida delante de un ordenador. La mitad de ella, enviando mensajes por correo electrónico, contactando con candidatos o clientes por LinkedIN, enviando mensajes por otras redes sociales para solicitar información.

Pienso que uso un lenguaje educado y adecuado. Intento no ser pesado y, sobretodo, aportar información de interés, todo esto sin caer en ser spam. Pienso en mi receptor e intento que la información que le facilito no le robe mucho tiempo. Me esfuerzo en que esta sea clara, sencilla y al grano. Y, para mi desgracia, en más del 50% de mis correos no recibo respuesta.

Y lo peor de todo, es que la mayoría de los que somos grandes usuarios de los correos electrónicos, usamos sistemas de seguimiento, con actuaciones de confirmación entrega y de lectura de todo tipo. La mensajería de Iphone la tiene, webmail de 1 and 1, Outlook, etc. Hasta con el correo de Gmail, aunque para este caso, te deberás descargar una app de seguimiento, como por ejemplo, MailTrack.

Es decir, que si algunos de mis sistemas me dicen que te ha llegado mi correo y me avisan que lo has abierto (eso si, hay algunos sistemas que me recuerdan que abrirlo no asegura que no haya entendido el contenido del mismo)

¿Por qué cuesta responder un mensaje?

Quiero pensar que, dicha circunstancia puede deberse a diferentes motivos:

  • Puede ser porque cada día recibimos un exceso de información(infoxicación) en nuestra bandeja de entrada, la mayoría de ella, que no sirven para nada. Y, en ocasiones, nos cuesta discriminar.
  • También, es posible que recibamos un mensaje y, tras leerlo el contenido, decidamos responderlo más tarde, pasando esta acción en el olvido.
  • La tecnología móvil ha simplificado mucho las comunicaciones pero, por otro lado, ha aumentado mucho el “mal uso” de los correos electrónicos (tanto por el exceso de envíos de mensajes por parte del emisor, como por el “ansia compulsiva” que tienen muchos de mirar el móvil y ver quién es cuando llega un mensaje). Muchos de esos mensajes leídos rápidamente, suelen ser los más proclive a perderse por el limbo de los correos.
  • Que estemos excesivamente liados y que nos coma el tiempo.

Sea como sea y, pase lo que pase, al final … yo no recibo respuesta a mi mail.Y esa propuesta tan interesante que quería enviar, esa cita de gran interés que os solicitaba, esa petición de referencias que necesitaba, ese CV que envío y que me gustaría saber si lo has recibido o, esa invitación que os hacía y que os requería confirmación… se va al garete y, estas cosas, parten el alma.

Y lo peor de todo es que, si no recibo una respuesta a mi mail, posiblemente me tendré que ver en la obligación de enviarte un segundo mail de confirmación. Uno, dónde me haga el tonto y te diga algo así como “seguro que estás muy liado y por eso no has tenido tiempo de leerme”. Aunque en el fondo pensaré que por que c****** pasas de mi.

Pero muchos no saben que, los que en nuestra juventud intentábamos comernos un “colín” con las chicas, si no recibíamos un “no” como respuesta, no dejábamos de insistir e insistir hasta conseguirlo. Aunque, claro, con este método digamos que tampoco fue la panacea, de hecho surgía poco efecto, con lo que tampoco es nada recomendable. Será por eso que lo pasé regulín regulan en mi etapa adolescente.

Fuera de bromas, pensemos en los demás. Yo reconozco que también peco en ocasiones de ello y pido desde aquí perdón a todos aquellos a los que no le he contestado un mensaje y/o he tardado una eternidad en responder. Pero un gran profesional, se demuestra también en el uso de los correos. Y responder es muestra de educación, respeto por la profesionalidad del otro, habla de tu capacidad de empatizar y te hace diferente del resto de tus competidores.

Pensemos en ello.

Share with friends   

Written by

The author did not add any Information to his profile yet

Comments 0

Deja un comentario